Aviso de Riesgos

Operar con contratos por diferencia (“CFDs”) es MUY ESPECULATIVO Y ALTAMENTE ARRIEGADO y no es adecuado para todo el público general sino para aquellos inversores que:

(a) entiendan y estén dispuestos a asumir los riesgos económicos, legales y de cualquier otro tipo involucrados.
(b) tengan en cuenta que sus circunstancias financieras personales, recursos financieros, estilo de vida y obligaciones deben ser capaces de asumir la pérdida de toda su inversión.
(c) tengan los conocimientos necesarios para saber cómo operar con CFDs, activos subyacentes y en los mercados.


La compañía no proporcionará al cliente ningún asesoramiento en cuanto a CFDs, activos subyacentes y mercados, ni hará recomendaciones de inversión de ningún tipo. De este modo, si el cliente no comprende los riesgos que están implicados, debe buscar asesoramiento y consultoría por parte de un asesor financiero independiente. Si aun así el cliente sigue sin entender los riesgos asociados a operar con CFDs, no debería hacerlo de ningún modo.

Los CFDs son instrumentos financieros derivados que toman su valor de los precios de los mercados/activos subyacentes a los que hacen referencia (por ejemplo: divisas, índices de acciones, acciones, metales, índices de futuros, contratos forwards, etc.). Por lo tanto, es muy importante que el cliente entienda los riesgos asociados al operar con el mercado/activo subyacente correspondiente, ya que las fluctuaciones en el precio del mercado/activo subyacente afectarán a la rentabilidad de su operación.

La información sobre el rendimiento previo del instrumento financiero no garantiza su rendimiento actual y/o posterior. El uso de datos históricos no constituye un pronóstico vinculante o seguro en cuanto al rendimiento futuro correspondiente a aquellos instrumentos financieros a los que se refiera dicha información.

Apalancamiento y Engranajes

Las transacciones en divisas y los instrumentos financieros derivados conllevan un alto grado de riesgo. El importe del margen inicial puede ser pequeño en relación con el valor del contrato de divisas o de derivados, por lo que las transacciones son "apalancadas" o "orientadas".

En términos simples, "apalancamiento" es un préstamo proporcionado a un inversor por un broker, lo que le permite operar cantidades superiores al capital original depositado en su cuenta.

Aunque la posibilidad de obtener ganancias significativas mediante el uso de apalancamiento puede ser sustancialmente superior a la operativa basada puramente en el capital del inversor, el apalancamiento también puede trabajar en su contra. Por ejemplo, si el precio del instrumento subyacente de la posición de un inversor se mueve en la dirección opuesta a lo que originalmente anticipó, , el apalancamiento amplificará las pérdidas potenciales de la posición en particular. En resumen, el apalancamiento magnifica las ganancias y las pérdidas.

El alto grado de "orientación" o "apalancamiento" es una característica particular que se aplica a los CFDs. El efecto del apalancamiento hace que la inversión en CFD sea más arriesgada que la inversión directa en el activo subyacente. El cliente puede obtener exposición a los mercados mediante el depósito de sólo un porcentaje del valor total de la operación que desea colocar.

Sin embargo, esto significa que un movimiento de mercado relativamente pequeño tendrá un impacto proporcionalmente mayor en los fondos que el Cliente ha depositado o tendrá que depositar; Esto puede funcionar en contra del Cliente, así como a favor de el Cliente. Mientras que el cliente podría obtener una ganancia potencial si el mercado se mueve a su favor, podría fácilmente sostener una pérdida total de los fondos depositados inicialmente y cualquier fondo adicional depositado en la empresa para mantener su posición. Si el mercado se mueve en contra de la posición del cliente y / o los requisitos de margen se incrementan, el cliente puede ser llamado a depositar fondos adicionales a corto plazo, si desea mantener su posición.

Por ejemplo, si un cliente coloca una operación en CFD de 5.000 euros y el apalancamiento para el instrumento en particular es de 1:10, sólo tiene que depositar el 10% del valor total de la posición (en este caso, 500 euros). Si el precio del instrumento específico se mueve en su contra un 10%, perderá 500 euros, es decir, el importe total de su inversión inicial en el comercio de CFD. Esto se debe a que su exposición al riesgo en el mercado es la misma que si realmente hubiera adquirido un valor de 5.000 euros de las acciones físicas. Si, por otro lado, el precio del instrumento se mueve a su favor en un 10%, ganará 500 euros, es decir, duplicará su inversión inicial en el comercio de CFD. Por lo tanto, cualquier movimiento en el mercado tendrá un mayor efecto sobre el capital del Cliente que si hubiera comprado el mismo valor de las acciones sin utilizar ningún apalancamiento.

Órdenes o estrategias de reducción del riesgo

Colocar ciertas órdenes (p. ej., órdenes "stop-loss", donde esté permitido por la ley local, u órdenes "stop-limit"), que están diseñadas para limitar las pérdidas a ciertas cantidades, puede no ser adecuado cuando las condiciones de los mercados imposibilitan la ejecución de dichas órdenes, p. ej., debido a una falta de liquidez en el mercado. Las estrategias que usan una combinación de posiciones, como las posiciones "diferenciales" y "straddle", puedes conllevar los mismos riesgos que las posiciones "cortas" o "largas". Por lo tanto, las órdenes de stop-limit y stop loss no pueden garantizar una limitación de las pérdidas.

El Trailing Stop y los EAs (Asesores Expertos) no pueden garantizar la limitación de las pérdidas.

Volatilidad

Algunos instrumentos financieros derivados operan con una amplia variedad de plazos intradía con movimientos de precio volátiles. Por lo tanto, el cliente debe tener muy en cuenta que hay un alto riesgo de pérdidas junto con la posibilidad de beneficios sustanciales. El precio de los instrumentos financieros derivados se basa en el precio del activo subyacente al que el instrumento financiero derivado hace referencia. Los instrumentos financieros derivados y los mercados subyacentes relacionados pueden ser altamente volátiles. Los precios de los instrumentos financieros derivados y del activo subyacente pueden fluctuar rápidamente y en amplios márgenes, y pueden reflejar eventos imprevisibles o cambios en las condiciones, los cuales no pueden ser controlados ni por el cliente ni por la compañía. Bajo ciertas condiciones de mercado puede resultar imposible que la orden de un cliente sea ejecutada a precios declarados dando lugar a pérdidas. Los precios de los instrumentos financieros derivados y del activo subyacente se verán influidos por, entre otros factores, los cambios en las relaciones de oferta y demanda, programas y políticas gubernamentales, agrícolas, comerciales y bursátiles, eventos económicos y políticos nacionales e internacionales, y por las características psicológicas que prevalezcan en el mercado correspondiente.

Margen

El cliente reconoce y acepta que, independientemente de cualquier información que la compañía pueda ofrecer, el valor de los instrumentos financieros derivados puede fluctuar de forma descendente o ascendente, e incluso es probable que la inversión pueda perder todo su valor. Esto es debido al sistema de márgenes aplicable a dichas operaciones, que por lo general conlleva un depósito o margen comparativamente modesto en términos del valor global del contrato, por lo que un movimiento relativamente pequeño en el mercado subyacente puede tener un efecto desproporcionadamente dramático en la operación del cliente. Si el movimiento en el mercado subyacente es a favor del cliente, el cliente puede conseguir un excelente beneficio, pero un movimiento del mercado igualmente pequeño en su contra no sólo puede dar como resultado la pérdida de todo el depósito del cliente, sino que puede exponerle a una sustancial pérdida adicional.

Liquidez

Algunos de los activos subyacentes pueden no ser líquidos inmediatamente como resultado de una demanda reducida del activo subyacente, y el cliente puede no ser capaz de obtener la información sobre el valor de éste o la extensión de los riesgos asociados.

Contratos por diferencia

Los CFDs disponibles para operar con la compañía son transacciones spot no entregables que dan la oportunidad de obtener un beneficio en base a los cambios en el activo subyacente (índices de efectivo, futuros sobre índices, futuros sobre bonos, futuros sobre materias primas, crudo spot, oro spot, plata spot, acciones individuales, divisas o cualquier otro activo a la completa discreción de la compañía cada cierto tiempo). Si el movimiento del activo subyacente va en favor del cliente, el cliente puede conseguir un importante beneficio, pero un movimiento del mercado igualmente pequeño en su contra no sólo podría dar como resultado la pérdida de todo el depósito del cliente, sino de cualquier comisión adicional u otros gastos en los que haya incurrido. Por lo tanto, el cliente no debe operar con CFDs salvo que esté dispuesto a asumir el riesgo de pérdida total del dinero que haya invertido junto con cualquier comisión adicional y otros gastos en los que haya incurrido.

Invertir en contratos por diferencia conlleva el mismo riesgo que invertir en un futuro o en una opción, y el cliente debe ser consciente de esto tal y como se ha expuesto anteriormente. Las transacciones con contratos por diferencia también pueden conllevar unas responsabilidades contingentes, y el cliente debe ser consciente de las implicaciones tal y como se recoge a continuación en la sección “Transacciones de Inversión con Responsabilidades Contingentes”.

Registro

/
/
/
/

Los CFDs son productos apalancados que conllevan un elevado nivel de riesgo; puede perder toda su inversión